¿Qué factores influyen en el fracaso de las pymes?

A menudo escuchamos sobre la importancia que las pymes tienen en la economía de un país y cómo ha ido aumentando la tendencia a emprender, sin embargo, no siempre logran mantenerse estos negocios que terminan por cerrar. La pregunta aquí es: ¿por qué pasa esto?

Existen varios factores por lo que un negocio puede estar destinado al fracaso, aquí te los vamos a compartir:

Poca o nula planificación

Podríamos decir que es la más importante y sin embargo no se cuenta con ella o está bien diseñada. Hay ocasiones en que no se tienen bien definidos los objetivos o no se comunican con el equipo, no existen vías alternativas ante situaciones que puedan ocurrir o simplemente no se respeta el plan original. La planificación es por donde toda empresa inicia.

No conocer a tu mercado

Cuando no se conoce o no se investiga el mercado al cual nos vamos a dirigir, ¿qué puede esperarse? NADA. Es necesario conocer tu mercado por dos sencillas razones: ¿me va a comprar? Y ¿cómo le voy a vender?.

Mal liderazgo

El que dirige la nave es la cabeza de la empresa. La correcta toma de decisiones y la forma en que lo haga serán vitales. El no contar con un liderazgo que involucre al equipo y lo motive, que no tenga un panorama completo de su negocio o sea incapaz de manejar la frustración en momentos difíciles significará no tener futuro.

El equipo

Porque uno no puede hacerlo todo, el equipo es una de las partes vitales de toda empresa. Es complicado contar con todo un equipo que sea competente para las funciones que les corresponden, además el no tener una capacitación continua no permitirá que desarrollen sus habilidades y por último la motivación, un equipo de trabajo sin ganas de trabajar no es equipo.

Proveedores deficientes

Si tienes proveedores sólo por precio o peor aún, sólo por amistad… ¡MAL! Muchos negocios siguen estas tendencias y lo único que consiguen es quedar mal con sus propios clientes debido a la falta de rendimiento. Es necesario evaluar a nuestros proveedores para saber si nos están dando el servicio que necesitamos.

Falta de procesos operativos

Cuando no existen procesos de producción claros y consistentes no puedes esperar buenos resultados y sobre todo, que sean iguales. Incluso, un falta de capacidad técnica por parte del equipo es fatal, mayormente en empresas que dependen de producción industrial.

No medir resultados

El no llevar una medición de tus indicadores sólo te llevará a no saber qué decisiones tomar para tu negocio. No existe algo más frío y certero que los números, por ello es importante realizar análisis de tus resultados de forma periódica y generar balances para encontrar oportunidades de mejora.

No buscar una mejora continua

Un negocio donde no hay ambición de mejora es un negocio sin visión. Continuamente debes analizar en dónde pueden o deben mejorar, esto brindará que tus estándares de calidad se incrementen, al final, el cliente lo nota y lo valora.

Si tú crees que has cometido o estás haciendo alguno de estos errores, es momento de parar y corregir el camino. ¿Ya tienes un Plan b en tu plan de negocio?

Enviar